Últimos artículos:

Derbi, crónica de una muerte anunciada
10/03/11

El laberinto del sector público
04/08/10

El sistema financiero o la caridad bien entendida...
02/08/10

El papel del estado en la economía.
15/07/10

La (in)comunicación instituciones-ciudadanos
13/07/10

 Últimos comentarios:

Derbi, crónica de una muerte anunciada
susi

Presentación de mi blog
Sandra Adrubau

El laberinto del sector público
Lydia López

Presentación de mi blog
Sara Werner

Las mujeres en el gobierno de la UE: el caso Ashton
Sara Werner

 Buscar artículos

Buscar 

Eppur si muove (Y sin embargo se mueve..)
Elena Faba de la Encarnación

 
< artículo anterior
Derbi, crónica de una muerte anunciada
10/03/11



Hoy he leido en la prensa que los dueños de Derbi, el grupo industrial Piaggio, han decidido deslocalizar la producción de Cataluña y concentrarla en Italia.

Este es el punto y final de algo que, no por previsible y conocido, deja de ser triste. Cuando el grupo Piaggio compró Derbi, ya era inevitable este final. Se trataba de una cuestión de tiempo.
En realidad Derbi ya perdió su identidad cuando paso a ser propiedad de Piaggio. El capital no tiene nada que ver con la identidad industrial. Si Derbi hubiese pasado a manos de un fondo de inversión chino, hubiese mantenido su identidad. Sin embargo, cuando una marca pasa al control de un rival industrial, el centro de gravedad de la identidad tecnológica se desplaza a la casa madre y los productos pierden su identidad, pasando a ser ( o a percibirse, es lo mismo) productos derivados.

Derbi no es una marca más, de una fábrica más entre las muchas, lamentablemente, que abandonan nuestro país. Se trata de una marca, de un producto, totalmente identificado con nuestro país y que, en su momento, contenía un mensaje tangible de nuestra capacidad tecnológica e industrial. De forma natural, sin artificios ni campañas. Las balas rojas ( y después multicolores...) paseaban por todo el mundo ese mensaje, esa realidad, esa identidad.

A veces. mi hija de siete años se queda extasiada ante un deportivo Porsche, un autentico escaparate de tecnología alemana o de una moto Ducati, una obra de orfebrería industrial y diseño italiano. En esas ocasiones siento la tentación de explicarle que en muchos momentos del siglo pasado, nosotros no éramos tan diferentes de los alemanes e italianos, no estábamos tan lejos ni todo era a golpe de ladrillo.. Aquí se diseñaban y fabricaban motos que causaban admiración en cualquier lugar del mundo (Derbi, Bultaco, Montesa, Ossa...), obteniendo triunfos, records, marcas...
También se fabricaban los mejores coches del mundo en su época, los Hispano-Suiza, muy por encima de las prestigiosas marcas alemanas de la actualidad.
Incluso deportivos como los Pegaso que, en su momento competían dignamente en el mercado con los hoy divinizados Ferrari.
No, mejor no le cuento, nada. No me creería. A mi misma, me suena casi a ciencia-ficción.... o más bien a industria-ficción.

Derbi es la última marca que podíamos haber salvado, porque se trata de excepciones, de casos únicos, de productos que aúnan admiración, emoción e imagen. Productos que transmiten por si mismos, sin aditamentos filosóficos, la capacidad industrial y teconológica de un país, de una forma popular que impacta en ciudanos corrientes de cualquier parte del mundo.

Se puede custionar si hay motivos para salvar esta fábrica y no otras. En esta línea es obvio que no hay fondos suficientes para salvar todas las industrias que pierde, día a día nuestro país. Yo tampoco soy partidaria de la nacionalización de industrias o de la subvención a grifo abierto.
Pero no estoy diciendo que los recursos que en su momento podrían haber salvado a Derbí deberían haber salido de los fondos de actuación económica de las instituciones.

Aunque a largo plazo, me parece mas importante una industria tan excepcional como esta por su valor como “escaparate” y “banderín de enganche industrial” que (por citar un ejemplo) una línea aérea.

Hubiese bastado con dedicar una parte de la cantidad ingente de fondos que se ha canalizado en todo tipo de acciones de imagen, divulgación, embajadas, eventos internacionales, etc. para promocionar y divulgar nuestro país en el exterior.
Estos fondos habrían tenido un empleo mejor en salvar Derbi.

Siempre he creido que el papel de las instituciones públicas es este : apoyar a la iniciativa privada allí dónde no puede llegar, en lugar de duplicar iniciativas o competir con ellas.


La realidad es tozuda y las Derbí seguirán siendo recordadas, formando parte de la historia de nuestro país y del mundo, alimentando una leyenda.... Una leyenda de pasado, de lo que fué, ya muerta, sin producir más réditos. En cambio, nadie recordará el fastuoso stand nacional en la feria de arte popular de Sebastopol..... Ustedes ya me entienden.
 

1 comentarios a "Derbi, crónica de una muerte anunciada"

 
 


Círculo de Mujeres de Negocios - Balmes 177, 3º1ª - 08006 Barcelona - Tel. 93 237 25 41 - Nif G63852370 - circulo@mujeresdenegocios.net
Inscrita en el Registro de Asociaciones de la Generalitat, número 30335, sección 1ª, Registro de Barcelona